Viriauto, formación de calidad para ser un buen conductor

La autoescuela de Sebastián Manjón, que acaba de estrenar instalaciones, lleva 12 años como centro de garantía en Linares para obtener el carné de conducir

A Sebastián Manjón Puga es difícil, por no decir imposible, verlo parado un instante. Es culillo de mal asiento. «Siempre vas con prisas Sebas», le espeta un amigo a las puertas de Viriauto, la autoescuela que regenta desde hace 12 años.

Es un tipo esforzado y valiente que en plena crisis económica y pandemia se ha embarcado en unas nuevas instalaciones en la calle Viriato, número 18. «Todo sea por formar a buenos conductores», precisa a El Observador.

En esta aventura le acompaña Isabel Fernández, su administrativa y mujer de confianza en una empresa que no ha parado de crecer desde que arrancó motores en 2009. Al volante de los distintos vehículos del centro, se ponen a diario personas de todas las edades, desde jóvenes con 15 años recién cumplidos hasta hombres y mujeres que superan los 50, e incluso los 60, con ganas de sentir la libertad de conducir.

Para muchos de ellos es una deuda pendiente que había que saldar. «Por unas cosas o por otras, no pude sacármelo antes, y ha sido ahora cuando he dado el paso al frente y no me arrepiento. Me encanta conducir», asegura Javier, quien a sus 46 años ha hecho realidad un sueño.

Sebastián Manjón, además de inquieto, es un «gran profesor», dice uno de sus alumnos antes de adentrarse por las calles de Linares. No le falta razón. Como buen emprendedor, ha dado una vuelta de tuerca al tradicional concepto de autoescuela, con el potencial de la tecnología y la calidad por bandera.

Por sus aulas homologadas, pasan cada año cientos alumnos, que reciben clases por parte de profesores cualificados y gran experiencia en el sector. «Es la marca que nos diferencia. Damos lo mejor de nosotros mismos para formar a buenos conductores», subraya el propietario de Viriauto, donde uno puede obtener los permisos de coche y de moto.

La nueva sede de la autoescuela es un espacio moderno, abierto y acogedor para que los alumnos se sientan cómodos. «Como en casa», remata con una sonrisa Isabel Fernández. Su filosofía viene resumida en un eslogan: «Formando en seguridad…, formando en vivir».

Viriauto, que hasta hace unos meses se encontraba en la misma calle, pero en el número 25, destaca por el alto grado de adaptación, máxime en tiempos de coronavirus, en los que todo es más complejo y difícil. Por eso, mima la confianza y, sobre todo, la disponibilidad. No es extraño ver a Sebastián dando clases a las siete de la mañana o las diez de la noche en jornadas de trabajo maratonianas. Pero siempre de buen humor y a disposición de los alumnos. Todo ello ha hecho que esta autoescuela sea referente en Linares, la comarca y la provincia de Jaén.

Fotos: Javier Esturillo

Artículo anteriorAmen ahora
Artículo siguiente¿Qué juega el Linares a partir de ahora?

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Novedades en la ordenanza municipal de animales

El concejal de Salud y Consumo subraya las actuaciones higiénicas, de salubridad y control que permitirán una convivencia adecuada entre los animales que pueblan...

El Ayuntamiento promete «embellecer» Linares en ocho meses

El equipo de Gobierno adecentará los accesos y realizará labores de todo tipo para mejorar la imagen de la ciudad El área de Infraestructuras Urbanas...

Reportaje | Sin noticias de las incidencias urbanas

El Ayuntamiento no ha hecho pública información alguna de las demandas vecinales desde que puso en marcha el servicio en el verano de 2019,...

Síguenos en Redes Sociales

1,869FansLike
2,485SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones