«Trabajamos en cuatro proyectos sólidos para Santana que pueden cambiar el futuro de Linares»

Raúl Caro-Accino Menéndez es, probablemente, uno de los personajes más retratados de los dos últimos años en la ciudad. Basta con observar las imágenes de la toma de posesión y compararlas con las de ahora para afirmar que el poder tiene un precio. Las huellas del desgaste son evidentes en su rostro.

El alcalde de Linares (Ciudadanos) ha tenido que librar en este tiempo de mandato un número incalculable de batallas internas y externas. Ha visto como la pandemia se llevaba por delante la vida de amigos y conocidos, y como la enfermedad atacaba directamente a su familia, a su entorno más cercano. También ha asistido a la pérdida de El Corte Inglés, Zara y otros muchos negocios que un día dieron fama y riqueza a la ciudad.

Todo ello pasa factura a un hombre con el que destino no ha sido justo en su primera experiencia en la política. Demasiados golpes, algunos de ellos bajos y crueles de gente en la que confío.

Pese a ello, mantiene la ilusión y la esperanza en que el futuro no está escrito y las cosas pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos. «Linares tiene solución», insiste una y otra vez como verdad bíblica. Y quizá lleve razón porque conoce como nadie la ciudad que le vio nacer.

Caro-Accino repasa para El Observador algunos de los asuntos más importantes de la gestión del municipio y hace balance, cuando se llega al ecuador de este mandato, sobre el funcionamiento del Ayuntamiento.

También resuelve varias incógnitas y habla sin tapujos de sus errores y de su partido. Lo hace en una larga entrevista realizada en su despacho, con el único ruido de fondo de las notas del maestro Andrés Segovia del reloj del flamante Palacio Consistorial.

¿Qué representa ser alcalde de Linares?

—Una responsabilidad enorme. Mucha gente diría: una gran ilusión, un sueño cumplido… Sin embargo, este cargo va más allá de todo eso. Es la responsabilidad de marcarse desafíos y lograrlos por el bien de miles de personas. Es luchar por tu gente para que vivan mejor.

¿Cuál es la ideología de Raúl Caro-Accino? ¿Es usted de derechas, de centro, de izquierdas, un verso libre…?

—Es complicado, pero sí tengo ideología. Solemos hablar de izquierdas, derechas o centro y nos olvidamos de otra mucha gente. En mi caso, me considero una persona liberal desde pequeño y por convencimiento. La libertad está por encima de todo. El liberal se puede sentir cómodo en muchas opciones políticas, pero, al mismo tiempo, incómodo en otras. Es difícil de explicar.

Max Weber definió a la burocracia como una forma de organización que realza la precisión, la velocidad, la claridad, la regularidad, la exactitud y la eficiencia. Sin embargo, la realidad es otra bien distinta en los tiempos que corren. ¿No cree que tanta burocracia llega a ser un obstáculo?

—España es un país con una enorme burocracia, con demasiadas normas que impiden la gestión adecuada de los recursos.

Hace unos días, Cilu repartió por la ciudad folletos en los que exponía sus logros durante el tiempo que estuvo en el equipo de Gobierno. A tenor de la larga lista de éxitos que desliza, ¿qué han hecho ustedes?

—Supongo que se refiere a lo que ellos dicen que han hecho aquí (en el Ayuntamiento), pero quiero matizar que la labor de hacer cosas es de todos, no solo de un grupo político. Al igual que la labor de no hacer cosas, nos corresponde a todos. Si hicieron tanto como subrayan, no entiendo por qué se fueron.

Los que se largaron dejando a la ciudad tirada fueron ellos. Creo que en unos momentos tan duros como los que está viviendo esta ciudad, la peor opción es la de irse, porque no había ninguna razón para abandonar el equipo de Gobierno, salvo que no estés capacitado para asumir retos y responsabilidades para seguir trabajando por la gente.

Ellos entendieron que se les limitó las competencias, pero no fue así. Lo único que se hizo fue una reestructuración del equipo de Gobierno porque había áreas que no estaban funcionando o, al menos, no como se esperaba. Hugo alguien que decidió dejar a la ciudad tirada y largarse.

¿Le sorprende que hagan esto ahora, después de tantos meses?

—Creo que tienen cargo de conciencia. Saben que estuvo muy mal lo que hicieron. Ahora, allá cada cual con sus actos.

¿Cómo ve el Ayuntamiento políticamente hablando?

—Debemos partir de la base de que en el Ayuntamiento de Linares convivimos seis grupos políticos, algo excepcional. También es verdad que nosotros somos nuevos y carecemos de la experiencia de otros. Por eso, al principio, me sorprendieron muchas cosas.

Con el tiempo, hemos ido limando algunas cuestiones y hemos empezado a cerrar acuerdos, que es lo que debemos hacer si queremos realmente a esta ciudad. Es fundamental que todos pongamos por delante lo intereses generales a los particulares o partidistas. Esa es la única manera de ayudar realmente a Linares.

¿Hay concejales que están más por el sueldo, intereses particulares, que por lo que le ocurra a Linares?

—Pienso que no, aunque no sé si ha ocurrido alguna vez en esta Corporación o en algunas otras. Entiendo que ha podido pasar. A día de hoy, no es así, porque, además, la política local está muy mal pagada. No es justo que la persona que gestiona tantos recursos tenga unos sueldos tan bajos y creo que esta circunstancia no atrae a profesionales de la gestión que podrían aportar mucho.

Muchos ciudadanos piensan todo lo contrario. De hecho, una de las losas más pesadas que lastra su Gobierno viene precisamente por los sueldos de los tres líderes que suscribieron el pacto (Ciudadanos, PP y Cilu).

—Nadie me podrá acusar a mí de un asunto sobre los salarios. Es verdad que fue un error lo de los tres sueldos. Habría que preguntarle a los otros dos (Ángeles Isac y Javier Bris) por qué ocurrió aquello. Para mí no fue problema alguno porque nunca me ha importado lo que ganan los demás. Lo que me interesa es mi salario y si rindo por el dinero que se me paga.

El único que llegó a esta Administración sin mochila y sin hablar de sueldos fui yo. Es más, creo que el salario del alcalde, y lo he dicho incluso antes de llegar a la Alcaldía, es muy bajo. Una ciudad como esta merece que su regidor tenga una nómina digna y al mismo nivel que otros municipios de su tamaño e importancia.

¿Se arrepiente de aquella decisión?

—Posiblemente fue una decisión absurda que no pensaba que tuviera tanto recorrido por parte de la oposición, la misma que ha gobernado durante años y ha tenido muchísimo mayor gasto que la actual Corporación. Pero cogieron ese testigo y decidieron hacer uso de él.

A mí, personalmente, me dolió porque se hizo un uso malintencionado de aquello con salarios superiores a los nuestros por otras administraciones y que llevan mucho en esto de la política. Me parece doloroso que alguien utilice esto para aprovecharse y deslegitimar a un Gobierno totalmente legítimo.

Una vez dicho esto, para mí, ha sido el mayor error que hemos cometido, e igual de error mayúsculo fue no saber explicárselo a los ciudadanos. Nunca entendí que fuera tan importante el salario de un alcalde que llegaba, además, perdiendo bastante dinero en relación con su puesto de trabajo anterior.

¿Cuál ha sido su mayor acierto en estos dos años de mandato?

—Teniendo en cuenta que llevamos muchísimos meses de pandemia y que ha sido un desastre mundial, el mayor acierto es ver desde enero y hasta ahora la cantidad de noticias maravillosas para esta ciudad. Eso ha sido fruto de la labor conjunta de las administraciones.

El evitar la confrontación y tender la mano, aún a pesar de que no siempre hemos sido correspondidos como merecemos, nos ha hecho tener noticias de lo más positivas para la ciudad.

¿Cuánto depende el Ayuntamiento de otras administraciones para que lleguen noticias positivas a los linarenses?

—De todos los proyectos de los que se está hablando, el resto de administraciones ha necesitado de la colaboración del Ayuntamiento, y en algunos de ellos con una implicación enorme por parte de esta Administración.

La llegada de Evolutio es gestión pura y dura de este equipo de Gobierno, al igual que la Cofares. Del mismo modo le digo que un alto porcentaje de la cesión del Parque Empresarial Santana corresponde a este Ayuntamiento. Sin olvidar, el proyecto pionero de biorrefinería que se implantará en la ciudad. Podría nombrar todos para que se vea de manera clara la importancia de lo que hemos hecho desde esta Administración.

Que seamos la ciudad que más ayudas ha prestado a emprendedores durante la pandemia no se puede achacable a otras administraciones que no sea el Ayuntamiento. Esto quiere decir que hemos trabajado mucho para el desarrollo económico de la ciudad. Creo que es muy, muy importante lo que hacemos aquí.

Ayudas durante la pandemia han dado todos los ayuntamientos, no es exclusivo de Linares.

—Pero ninguno en la provincia de la cuantía de este Ayuntamiento.

¿Por qué el Ayuntamiento lleva siete meses -camino del octavo- sin presupuestos?

—Porque no ha llegado el momento de ponerlos encima de la mesa ni de reunirnos con la oposición por las razones que todo el mundo sabe. Cuando lo hagamos, hablaremos con ellos para que Linares tenga los mejores presupuestos. En cualquier caso, esto no ha perjudicado en nada la gestión municipal.

Pero si empezaron a hablar con la oposición en noviembre.

—Ya, pero hacen falta más reuniones y más conversaciones, puesto que se han producido cambios muy importantes en otras formaciones políticas. Además, como usted bien sabe, hubo un grupo que se salió del equipo de Gobierno.

Ha defendido en más de una ocasión que Linares no es la ciudad con más paro de España, tal y como afirman los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Dígame las razones que le llevan a afirmar este extremo.

—Quiero recordar que en la mesa redonda que organizó su periódico (El Observador) planteé a los periodistas que participaron en el evento que analizaran en profundidad los datos que da los años el INE, porque verían que eso no es cierto, tomando como referencia otras muchas publicaciones estadísticas. ¿Por qué debemos creer una información que dice en su primera página advierte de que no dispone de datos de desempleo municipalizados? Es decir, son solo una estimación.

¿Y cuál es entonces el desempleo de Linares?

—La última estadística que nos enseñaron dice que desde 2011 al 2020 está en torno al 26 por ciento de media, con picos cercanos al 30, pero nada que ver con el 32 por ciento que dicen o el 44,5 que se ha llegado a publicar.

Cuando se levanta por las mañanas se pregunta: ¿A ver qué marrón me voy a encontrar hoy?

—Sinceramente, sí. Pero vuelvo hablar de responsabilidad, porque puede que haya gente a la que los problemas le pasen al lado y les dé igual, algo que no ocurre en mi caso. Siempre que se me presenta un marrón, como dice, trato de solucionarlo de la mejor manera posible.

Esto quiere decir que un alcalde cuando se levanta es consciente de que puede tener alguna buena noticia, pero que seguro que, a lo largo del día, recibirá malas. Tanto es así que pasear por las calles de Linares es escuchar a vecinos que lo están pasando realmente mal o simplemente que les gustaría que les arreglaras su calle.

¿Cuántos vecinos han pasado por el despacho en el que estamos?

—Más de los que se pueda imaginar. Las puertas de este despacho, al igual que las del propio Palacio Consistorial, están abiertas a todos, independientemente de quien sea. Hemos tenido infinidad de visitas guiadas desde la reapertura del Ayuntamiento y a los ciudadanos que he podido he saludado y he compartido conversación con ellos.

Un día sí y otro también le cuestionan su falta de transparencia y le acusan de autoritario. ¿Qué tiene que decir a eso?

—La mayor parte de estas acusaciones vienen de una persona que ha estado gobernando en esta ciudad casi 20 años. Que la gente compare. No puedo decir otra cosa más, solo añadir que si tenemos que comparar los datos de transparencia del portal del Ayuntamiento, ganamos por goleada. Eso no quiere decir que estemos satisfechos con los datos.

Pienso que hablamos demasiado de transparencia y, por eso, invito a los ciudadanos a que hablen con las personas que nos evalúan y a que visiten nuestra página web para que nos digan que estamos haciendo bien y que hacemos mal. No se puede decir tan alegremente que este equipo de Gobierno no es transparente. Para hacerlo, hay que demostrarlo.

Si le pregunto por la Vega de Santa María, Las Américas, La Paz… ¿Cuánto hace que no visita estos barrios?

—Esta misma pregunta me la hizo en la entrevista de septiembre y le digo lo mismo que entonces, no necesito hacerme fotos en los barrios para demostrar que los visito de manera constante y regular. De hecho, en La Vega estuve hace unos días. Tengo una moto que me lleva a todos los sitios y son muy pocos los lugares de Linares en los que no he estado desde que comenzó el mandato.

Que no me pare a hablar con un ciudadano o no llame al presidente de la asociación de vecinos no significa que desconozca la situación de los barrios y en qué podemos mejorar.

En este punto, he de destacar la labor de cercanía de la concejal de Participación Ciudadana -Auxi del Olmo- que se está desviviendo por atender las necesidades de los linarenses. Tampoco podemos olvidar el trabajo que se realiza desde el área de Infraestructuras con numerosas intervenciones, como el plan de asfaltado, con el que hemos llegado a un montón de calles.

Le anuncio hoy que vamos a poner en marcha otro plan específico para el Polígono de Los Jarales, porque necesita una actuación integral y toca este año hacerla. Es nuestra obligación corregir su situación y ayudar a todas las empresas que allí están instaladas, con la mejora de los accesos.

También le avanzo que haremos lo propio en el polígono industrial de la Estación Linares-Baeza, donde se encuentran tres de las compañías más fuertes de la ciudad. Necesitan que hagamos un esfuerzo por ellas porque hablamos de una zona en la que entran y salen, cada día, cientos de camiones y vehículos. Se merecen que apostemos por ese polígono, como hicimos cuando asfaltamos el acceso por el túnel para evitar que se inunde o los badenes para reducir la velocidad a la altura del centro de prácticas de la Policía Nacional de La Enira.

¿Para cuándo el arreglo del acceso por la carretera de Baños y otras entradas a Linares que presentan un estado lamentable?

—Le aseguro que algo haremos porque es cierto que no están en las mejores condiciones. Llevan años dejados en la mano de Dios, pero eso no es excusa. Hemos empezado por algunas rotondas y seguiremos por las entradas a la ciudad. Lo verán muy pronto. Estamos hablando con otras administraciones porque parte de responsabilidad es suya.

¿Cuántas empresas hay interesadas en el Parque Empresarial Santana? Dígame la verdad.

—Le estoy hablando con sinceridad durante toda la entrevista, no sé por qué duda. Antes de que nosotros llegáramos al equipo de Gobierno ya había empresas interesadas en implantarse en Santana. Sin embargo, por unas razones o por otras, esos proyectos no han fraguado. Le habló muchos años atrás, no solo de ahora.

El interés de gestionar nosotros el parque radica, precisamente, en evitar que ningún proyecto interesante para Linares se quede fuera. Creo que con el Ayuntamiento al frente de su administración es más fácil. Ya hemos adjudicado el arrendamiento del edificio del Centro de Innovación y Tecnología para la Protección de Infraestructuras Críticas (Citpic) y, en breve, a la vuelta de las vacaciones de verano, los linarenses verán la llegada de otra empresa importante al parque. En estos momentos, le puedo adelantar que trabajamos en cuatro proyectos sólidos que pueden acabar en éxito y ayudarnos a cambiar el futuro de esta ciudad.

Del mismo modo le digo, como en otras ocasiones, que no vamos a generar expectativas que, posteriormente, quedan en nada. Todo lo anunciaremos a su debido tiempo y cuando esos proyectos estén cerrados completamente. Ese día saldremos a hacernos la foto, mientras tanto toca trabajar sin descanso y en silencio.

Esta ciudad no está para más engaños ni para que se le tome más el pelo. Creo que ha tenido ya demasiadas frustraciones.

¿Dónde está la ITI (Iniciativa Territorial Integrada)?

(Piensa durante unos segundos) Hace unos días escuché a alguien de Unidas Podemos que se preguntaba lo mismo. Creo que se han generado unas expectativas con la ITI que no corresponden con la realidad ni con la función que tiene. Nos dijeron una cosa y ahora nos quieren hacer creer otra. La ITI ha sido una estafa más a la provincia de Jaén, no solo para Linares. La ITI debería haber sido una inversión extraordinaria para cambiar el rumbo de este territorio.

La realidad nos dice que solo la Administración andaluza ha puesto encima de la mesa proyectos, que ni son los mejores ni seguramente los que queríamos, pero al menos ha hecho un esfuerzo. Estamos en julio de 2021 y seguimos sin saber cuáles son las inversiones del Estado. Por ello, debemos seguir siendo reivindicativos.

Esta muy bien que venga el Centro de Competencias Digitales de Renfe. Me parece estupendo y maravilloso, pero tienen que llegar muchas más iniciativas. La ITI debería centrarse en acabar infraestructuras, como la A-32, que sí vertebrar esta provincia y mejora de manera considerable sus comunicaciones, al igual que el ferrocarril, que nadie lo olvide.

¿Confía en que ‘Puerta de Andalucía’ dé los frutos deseados?

—No es que confíe, es que estoy convencido. Es una apuesta segura porque hay un triángulo en la Península que conforman Benavente, Zaragoza y ‘Puerta de Andalucía’ que mueve el mayor porcentaje de mercancías de todo el país. Tanto Benavente como Zaragoza ya han tenido su impulso y ahora queda que lo tenga ‘Puerta de Andalucía’.

Estamos en el camino correcto. Estamos trabajando muy bien Guarromán, Bailén, Baños y nosotros, aunque seamos de distintas siglas políticas. Todos tenemos un proyecto común y hay que poner en valor ese nodo logístico que representamos. Estoy convencido de que las cosas van a salir bien.

¿Qué repercusión tendrá el Plan Colce en Linares?

—Lo veremos con el tiempo. Hablar ahora mismo de futuro no tiene sentido porque ni siquiera sabemos cuándo se va a poner en marcha. Lo que sí estamos haciendo nosotros es hablar con Córdoba para ver de qué manera se puede aprovechar Linares.

Hablamos con Córdoba, como lo hacemos con otras muchas capitales y ciudades para distintos proyectos, porque es nuestra obligación. Las conversaciones empezaron por un asunto de polos digitales y por el ramal central. Luego ha habido gente que ha hecho todo tipo de elucubraciones.

Linares cuenta con una posición estratégica de la que debe sacar el máximo partido. De hecho, quiero recordarle que en esta ciudad ya hay empresas que trabajan en materia de defensa o para el sector ferroviario. Hay que aprovechar ese potencial para que vengan inversiones que, a la postre, es lo que todos queremos.

Sus conversaciones con Córdoba le costaron más de una crítica de los suyos (Ciudadanos) de la capital. ¿Habló con ellos?

—Sí, claro en muchas ocasiones. Creo recordar que una de las primeras personas con las que se sentaron para hablar del Colce yo, puesto que en su proyecto aparecía Linares como lugar en el que se fabricaría un carro de combate, que ni siquiera estaba adjudicado. Sabe que me gusta trabajar con realidades y el Plan Colce, de momento, solo son expectativas.

Bien es cierto que es una gran oportunidad para Andalucía y, por ese motivo, debemos estar ahí. Me hubiera gustado que hubiera estado en Jaén, pero si le ha tocado a Córdoba, tendremos que aprovecharnos de la misma manera.

Hablemos un poco de política. ¿Le preocupa la deriva de Ciudadanos que camina hacia su desintegración?

—Muchísimo, porque este país necesita un partido liberal y de centro. España no merece que desaparezca una formación que puede aportar mucho a su desarrollo. Una vez dicho esto, no me gusta nada lo que está ocurriendo en Ciudadanos. Todos saben que no soy afiliado, pero tengo que mostrar mi agradecimiento al partido que me ofreció la posibilidad de ir en su lista.

Ahora bien, las medidas que se han tomado en determinados momentos no han sido las más acertadas. Hemos cometido bastantes errores. Hemos perdido credibilidad ante los ciudadanos y nos va a costar mucho recuperarla, aunque confío en que sea posible reconducir la situación.

El panorama para su partido tampoco es nada halagüeño a nivel local, lo que genera dudas más razonables sobre su posible reelección como alcalde bajo la marca naranja. ¿Tiene otras alternativas?

—Estamos en el ecuador del mandato y hablar sobre esto no me parece que sea lo más importante, máxime con la pandemia todavía azotando. Lo que quieren los linarenses es que sigamos trabajando por la ciudad. Ya habrá tiempo de sobra para hablar sobre mi futuro. Ahora mismo le aseguro que no me preocupa lo más mínimo, aunque haya gente que esté pensando ya en cómo se va a presentar o con quién se va a presentar. Para mí, es malgastar tiempo. Le insisto en que lo importante, en estos momentos, es centrarse solo y exclusivamente en Linares.

Me podrán echar en cara muchas cosas, pero nadie me podrá decir que no trabajo por mi ciudad, a la que dedico catorce y quince horas diarias. Me parece una estupidez hacer elucubraciones sobre mi futuro político. En este momento, no me interesa lo más mínimo.

Lo único por lo que me tienen que preguntar es por el compromiso con esta ciudad y con las siglas que me trajeron hasta aquí. En ambos casos le digo que es máximo.

La política le ha enseñado a ser…

(Reflexiona antes de responder) Más cauto en lo que hablo.

¿Ha sufrido mucho en estos dos años?

—Muchísimo, se lo aseguro, tanto a nivel personal como político. Llevé muy mal las primeras críticas por el tema de los sueldos, porque creo que eran injustas a lo que a mí respecta. Luego he sufrido muchísimo con la pandemia, porque he perdido amigos y gente conocida a la que apreciaba una barbaridad. Además, el Covid se ha cebado con mi familia, con mi mujer, con mis hijas. Lo hemos pasado realmente mal. Sé lo que es esta enfermadad y los efectos devastadores que produce. No obstante, eso se queda para mis adentros.

Fotos: Désirée Vicente Díaz

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Diputación anima a los municipios ligados a Paisajes del Olivar a sumarse a la asociación que gestionará los sitios protegido

Pilar Parra se reúne con responsables de 14 ayuntamientos para implicarlos en este proyecto e informarles sobre la candidatura que España presentará a la...

Cerco a las motos ruidosas

La Policía Local de Linares pone en marcha una campaña de control de ruido de las motocicletas con dispositivos en distintos puntos de la...

Baños y el aroma de los nuevos negocios

La galería comercial La Plaza abre sus puertas con el objetivo de diversificar la economía local y generar empleo La galería comercia La Plaza ha...

Síguenos en Redes Sociales

1,948FansLike
2,518SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones