Rosa Corpas, emprendedora puntada a puntada

Mercería y Lencería Rosa, ubicada en la linarense calle Los Castillos, se ha ganado el cariño de sus clientes en poco más de dos años y medio de vida

Es una mujer romántica, creativa, luchadora, honesta y sencilla, con una particular filosofía de vida, que se entrega con la misma pasión a su trabajo de modista como al cuidado de su familia. Rosa Corpas Sánchez es una bañusca que hace dos años y medio decidió cambiar su pueblo para emprender en Linares montando su propia mercería y lencería en la calle Antonio Rafael Abellán (Los Castillos), en el local que ocupaba otra modista, Mayka.

En su tienda de arreglos de ropa da rienda suelta a un oficio que aprendió desde pequeñita de su madre y de su abuela. Modista o costurera, Rosa Corpas se ha ganado en este tiempo el cariño de sus clientes linarenses y de otros municipios cercanos.

Rosa Corpas atiende a una clienta en su tienda de la calle Los Castillos de Linares.

Frente a los grandes almacenes, las franquicias y los negocios ‘low cost’, Rosa ofrece un servicio de calidad apoyado en otras seis costureras de la provincia. Reconoce que «en tiempos de crisis mejor arreglar que comprar», y esta es una de las razones por las que su establecimiento se mantiene a flote con solvencia, además de la buena aceptación que ha tenido en la ciudad minera, donde sus clientas hasta le regalan «bombones», dice orgullosa.

Reciclar las prendas, personalizarlas y alargarles la vida está íntimamente relacionado con el mundo de la costurera de toda la vida, que regresa con fuerza, como demuestra el trajín de gente que tiene la mercería de Rosa en una mañana cualquiera del mes de abril. «Es una gran profesional y una mujer maravillosa», apunta Juani Salidos mientras Rosa arreglar los bajos de un vestido de su hija.

En su local no solo podemos encontrar todo tipo de prendas relacionadas con la lencería (hombre y mujer), ropa para bebés, accesorios, adornos, botones o hilos, sino también una amplia gama de fragancias que complementan la oferta de esta coqueta tienda del número 15 la linarense calle Los Castillos.

Rosa está encantada de darles una nueva vida a la ropa de sus clientas. «A mí me encanta trabajar con los tejidos de antes, transformarlos, actualizarlos y personalizarlos», asegura a El Observador. A ella le gusta vivir entre hilos y agujas. Disfruta con cada puntada ya sea con la máquina o a mano. Y lo hace tan bien que «siempre hay caras nuevas», aunque ya se ganado una clientela fiel que confía sus prendas a una mujer hecha a sí misma.

Fotos: Javier Esturillo 

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Novedades en la ordenanza municipal de animales

El concejal de Salud y Consumo subraya las actuaciones higiénicas, de salubridad y control que permitirán una convivencia adecuada entre los animales que pueblan...

El Ayuntamiento promete «embellecer» Linares en ocho meses

El equipo de Gobierno adecentará los accesos y realizará labores de todo tipo para mejorar la imagen de la ciudad El área de Infraestructuras Urbanas...

Reportaje | Sin noticias de las incidencias urbanas

El Ayuntamiento no ha hecho pública información alguna de las demandas vecinales desde que puso en marcha el servicio en el verano de 2019,...

Síguenos en Redes Sociales

1,869FansLike
2,485SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones