Reportaje | Unos se van y otros llegan

El comercio de Linares se da una nueva oportunidad tras la salida de las grandes marcas con la llegada de negocios que han devuelto la vida al centro

Linares es una ciudad que vive acostumbrada a intentar sobrevivir a los azotes de las diferentes crisis que ha tenido que sufrir a lo largo de su historia.

Sin embargo, la generada por la pandemia del Covid-19 ha pillado de imprevisto al municipio, que depende económicamente en buena medida de dos de los sectores que más se han visto perjudicados: la hostelería y el comercio. Ambos tienen su principal enclave en el centro de Linares, por lo que es el lugar en donde más fácil se pueden comprobar las constantes vitales de la ciudad.

Después de un comienzo de año devastador, con los cierres de los buques insignia del comercio local, como El Corte Inglés, Zara, Springfield o Jack & Jones, entre otros, la ciudad entró en un estado de shock que agravó la moral de los linarenses.

Pasado el tiempo, y una vez digerido el golpe, el Centro Comercial Abierto y su área de influencia comienzan a respirar con la apertura de nuevos establecimientos. En apenas unas semanas se han sumado a la oferta comercial de la ciudad tiendas como La Casa de las Carcasas, Druni, Ático 30, Éxodo, Juguetón (con cambio de ubicación a un local más moderno y espacioso) … A las que pronto se unirán, por ejemplo, La Despensa de Antequera o Mevá Kids, en la calle Canalejas.

Aunque es muy complicado equilibrar la pérdida de empleo que supuso la marcha de las principales franquicias, lo cierto es que estos nuevos comercios han aportado su granito de arena para sacar a gente de la listas del paro.

Es el caso de José David Cepeda, de 26 años, al que se le acabó el contrato en el empresa de colchonería en la que trabajaba y decidió dar un paso al frente y abrir su propio negocio. Regenta desde hace menos de dos semanas Ático 30, en la calle Arcipreste Torres Quirós (El Lugarillo). 

José David vio una oportunidad en el autoempleo después de muchos años empleado por cuenta ajena en diversos oficios. Ha apostado sus ahorros en algo que le gusta y le ilusiona. «Siempre he tenido en mente tener una tienda de moda y pensé que ahora era el momento», asegura a El Observador.  

José David Cepeda regenta Ático 30, en El Lugarillo.

Para él, la marcha de El Corte Inglés y de otras marcas ha dejado un hueco que pueden ocupar otros para mantener a Linares como referencia comercial del Norte de la provincia.

Este joven empresario linarense no es el único que apuesta por el comercio. Gracias al programa impulsado por el Ayuntamiento enfocado al emprendimiento, otros muchos jóvenes de la ciudad podrán emplearse en el mismo sector. El objetivo fundamental es potenciar el comercio local, una de las actividades con mayor tradición y peso en la economía linarense.

Los proyectos seleccionados han recibido formación específica y asesoramiento especializado para iniciar su actividad en la ciudad. La acción pertenece a la estrategia «Emprende en Linares», de la mano de la Cámara de Comercio e Industria del municipio.

Encomendados a las rebajas

El comercio se enfrenta a las rebajas de verano con optimismo por primera vez desde que empezara la pandemia. Tras haber vivido varios periodos de descuentos desde marzo de 2020, estas son las primeras en las que tiendas prevén mejorar sus ventas y levantar las cuentas del año.

No en vano, los empresarios consideran que estas rebajas podrían ser un punto de inflexión. «Esperemos que la campaña ayude a repuntar», explica un comerciante.

Dentro del comercio, las rebajas que pueden verse estos días en Linares corresponden fundamentalmente a los sectores vinculados a la moda, pero no solo a ellos. Las ópticas y los establecimientos de ropa del hogar también se suman a los descuentos; e incluso perfumerías de la ciudad lanzan promociones especiales. Aunque las rebajas están vigentes ya en casi todos los sectores, los más implicados son los de ropa y calzado.

El calor también anima a los clientes a comprar productos de temporada, empujados de manera invisible por el buen tiempo. «Es el momento de visitar los pequeños comercios y ver los productos atractivos y diferentes que se pueden encontrar», añade José Vicente Molina, quien ha acudido con su mujer a comprar unos bañadores para las vacaciones.

Fotos: Javier Esturillo y Désirée Vicente

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Un nuevo proyecto consolida a Linares como polo tecnológico y digital

El alcalde anuncia la llegada a la ciudad del grupo francés Actia Systems con la previsión de crear de quince a veinte de empleos Linares...

La residencia para personas con discapacidad de Arquillos, a falta de los últimos remates

El Ayuntamiento prevé abrir las instalaciones a finales de año con el apoyo de la Junta de Andalucía Era un anhelo del equipo de Gobierno...

El flamenco toma las calles de La Carolina

El Festival Flamenco en la calle, impulsado por el Ayuntamiento con el apoyo de la Diputación, ofrecerá cinco conciertos y tres talleres Las calles de...

Síguenos en Redes Sociales

1,948FansLike
2,559SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones