Reportaje | Esculpir desde el corazón

Imaginero, escultor y restaurador, las manos de Francisco Javier López se han hecho famosas en toda España gracias al poder cautivador de sus obras de arte

Escultor es cualquier artista que talla, modela, moldea o esculpe y que hace surgir la forma de la piedra, el mármol, la madera o el barro. Pero imaginero es aquel que, además de esculpir, despierta la pasión o el sentimiento místico.

Sin embargo, la imaginería religiosa requiere, por igual, grandes dosis de arte y grandes dosis de devoción. No es el caso de Francisco Javier López Sanz. Este artista linarense de 40 años no lleva la fe por montera, aunque sus imágenes tengan un poder hipnótico.

Quizá porque la vida le ha golpeado demasiado duro. Su primer sueño se truncó en Sevilla. Estudiaba segundo de Bellas Artes cuando uno de sus riñones comenzó a fallar. Al principio, no quiso darle importancia, pero, con el paso del tiempo, la situación se agravó. La diálisis, la medicación, una dieta estricta y el posterior trasplante le obligaron a dejar la carrera y regresar a casa con sus padres.

Decidió entonces acabar sus estudios musicales -piano y trompeta- en el Conservatorio. A pesar de la enfermedad, Francisco Javier siguió adelante hasta que, justo antes de presentarse al examen de Dirección de Orquesta, supo de que su padre padecía de Alzheimer. Al ser hijo único, decidió dedicarse en cuerpo y alma a su cuidado hasta su fallecimiento.

El destino quiso que, un día después del deceso, su madre sufriera una grave caída, por lo que su idea de retomar Bellas Artes se esfumaba de nuevo. Así que se quedó en Linares.

Descubrió la escultura en la soledad de su cuarto, de «pura casualidad». Empezó a moldear sin más pretensión de dar rienda suelta a su imaginación y al arte que corre por sus venas. Comprobó que sus piezas gustaban a la gente y las puso en venta a través de las redes sociales. La demanda fue creciendo y creciendo hasta que desbordar la habitación de su casa.

Fue entonces cuando tomó la determinación de hacerse autónomo y montar su propio taller. Lo hizo hace dos años en la calle Pintor El Greco, número 10. Es un estudio pequeño, algo alborotado, pero lleno de encanto, donde esculpe tallas de pequeñas dimensiones.

Toma como referencia imágenes de otros grandes autores para que se parezcan lo máximo posible al original y, por supuesto, a una persona, más allá del sentido religioso o cofrade que tenga. «La persona que se lo lleva, ya le pone el nombre y le reza. Es algo que ya compensa», reflexiona.

Todas sus creaciones son «únicas e irrepetibles». «Están realizadas completamente a mano a partir del modelado inicial. Luego llega la fase de moldeo, reproducción, retoque, policromía y finalizado», explica a El Observador.

A cada trabajo da «el tiempo, cuidado y cariño necesario», para que el cliente pueda disfrutar de «una estimable obra artística».

Además de replicas de imágenes, Francisco Javier hace modelados propios, pintura al oleo, acuarela y pastel, entre otros estilos. «De hecho, ahora estoy con un cuadro para una amiga», señala con orgullo.

Sencillo, humilde y algo introvertido, este artista linarense desprende paz. Ha sabido transformar su sufrimiento en liberación hasta conectar con el momento presente y crear un bienestar emocional que se nota en sus palabras y en sus obras que hoy pueden verse en los hogares de toda España.

Dice sentirse «orgulloso» de vivir y trabajar en Linares, una tierra «tranquila y bella, llena de arte por donde se mire, en la que han vivido y pasado por ella infinidad de culturas y, todas nos han dejado sus legados, esos que hoy forman parte de nuestros sentimientos y manera de expresar el arte», subraya.

Aquel accidente fortuito de su madre fue el «mejor regalo» que le pudo hacer antes de morir hace dos años. «Gracias a ella, he podido hacer de mi pasión un trabajo», asegura.

Por cierto, a su faceta como imaginero, escultor y restaurador hay que sumar la de músico. Fundó la agrupación de María Inmaculada, donde estuvo durante 15 años, y desde hace dos es el director de la Banda Municipal de Vilches.

En la actualidad, cuenta con más de 8.350 seguidores en Instragram y su página web: Arte Cofrade y algo más es visitada a diario por miles de personas.

Fotos: Visualy Linares y Francisco Javier López Sanz/Facebook

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Una alumna del instituto Himilce, en la fase autonómica de las Olimpiadas de FP

María del Carmen Garrido Navajas, en la modalidad de Estética, es la representante linarense en una nueva edición del Campeonato Andalucía Skills El instituto Himilce es...

El Ayuntamiento refuerza la limpieza de los parques y jardines de Linares

La Concejalía de Infraestructuras y Servicios adecenta y embellece la rotonda de Los Marqueses y la fuente de Andrés Segovia, entre otras zonas El Ayuntamiento...

El Linares conocerá a su primer rival del play off el próximo lunes

El conjunto azulillo confía en estar en el sorteo que se celebrará en Mérida como campeón del Grupo IV de Segunda B Este próximo lunes...

Síguenos en Redes Sociales

1,926FansLike
2,497SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones