«Quiero devolver la dignidad a la política»

Erik Domínguez Guerola nació, por circunstancias de la vida, en el País Vasco, pero nada más poner los pies en Guarromán se hizo guarromanense hasta la médula. Siente a su pueblo como propio. Le gusta pasear por sus calles y preguntarle al vecino qué tal le va la vida o si su chaval ya ha encontrado trabajo o ha acabado los estudios.

Hijo de un carpintero que se ha jubilado en el paro y de un ama de casa, Erik Domínguez es, desde este sábado, el nuevo presidente del Partido Popular de Jaén con el apoyo del 98 por ciento de los delegados. Sustituye en el cargo a Juan Diego Requena y, entre sus principales objetivos, está arrebatarle al PSOE la Diputación, reforzando su partido mediante un proyecto «amplio, cargado de ilusión y de iniciativas frescas y renovadoras, abierto a todos los que forman la familia del PP jiennense», avanzó en su discurso nada más ser proclamado.

Casado y con dos hijos, es diplomado en Relaciones Laborales por la Universidad de Jaén y Graduado Social colegiado. Además, se ha formado en Derecho Internacional y en procesos de paz, quizá por esa vocación de ayudar a los demás y por esa imagen angelical de buen zagal que nunca ha roto un plato.

Se le se agrandan el corazón y el alma cuando habla de su familia. Es su fuente de inspiración y, sobre todo, de mesura. Considerado como uno de los políticos emergentes del Partido Popular, escoge cada una de sus palabras con gran precisión, aunque no se muerde la lengua a la hora de hablar sobre temas controvertidos.

Debajo de su sonrisa infantil y de sus ojos saltones, emerge un Erik con carácter, sin dramas y con las ideas claras. Charlamos con él a pocas horas de que asuma el liderazgo de los populares jiennenses.

Rodeado de tanta gente y tantas muestras de cariño da gusto presentarse a un congreso.

—Sin duda la acogida ha sido maravillosa y no esperaba menos de la ciudad de Linares. Tenía muchas de venir aquí, aunque por el tema de la pandemia hemos tenido que ir aplazando la visita. Además, siendo uno de Guarromán conoce perfectamente esta ciudad, a la que vengo mucho al comercio, a salir… Se puede decir que es mi otra ciudad.

También se lo pregunto porque hay una enorme diferencia respecto al congreso anterior en el que volaban los cuchillos.

—Es foto completamente distinta a la de 2017. Vamos a un congreso de unidad y gracias a esta circunstancia va a quedar una foto mucho más redonda, con un solo candidato. El partido se muestra unido y como un bloque, donde están representado, aquí, por ejemplo, todo el PP de Linares. Es una foto muy distinta, a Dios gracias.

¿Qué sensaciones tiene después de recorrer toda la provincia?

—Las defino con una palabra: el cariño que he recibido de todos mis compañeros de la provincia. Queda mucho trabajo por hacer. Es cierto que hay heridas que se han sanado muy bien, pero también tenemos estructuras muy deprimidas en el sentido orgánico y a las que vamos a dar todo el cariño desde la nueva dirección provincial, para atenderlas, cuidarlas y apoyarlas en su recorrido hacia la victoria en su municipio, y para nosotros sumar alcaldías que nos lleven a la ansiada Diputación Provincial.

Lo suyo, sin embargo, suena a dedazo.

—He de reconocer que lo he escuchado, en pocas ocasiones, pero lo he escuchado. Después de lo que sucedió en 2017 no nos hemos ganado el derecho ni la confianza de convocar un congreso con tres o cuatro listas porque corremos de nuevo el riesgo de que las heridas que todavía no han suturado bien vuelvan a abrirse y nos desangremos por completo.

Dicho esto, el PP es un partido democrático y gozar de la bendición de mis dos presidentes, Pablo Casado y Juanma Moreno, no exime de que otro compañero hubiera querido confrontar y compartir ideas. Pero, después del último congreso, acudir con una candidatura de consenso y unidad es balsámico.

¿Es usted más de equipos que del ordeno y mando?

—Le aseguro que trabajo mucho mejor en equipo y, como puede comprobar, procuro ir siempre acompañado. Y no es por miedo o por respeto, sino porque quiero demostrar que formo parte de un equipo. En Linares estuve con cuatro personas, otras veces hemos ido tres. Ninguno de ellos sabe qué papel jugará en la estructura.

Hay una frase que es sacrosanta en mi vida que es: ‘Si quieres llegar más rápido vete solo, pero si quieres llegar lejos vete con gente’. Esa es mi filosofía de equipo.

¿El PP de Jaén necesita una limpia?

—Ni me gusta esa palabra ni la quiero utilizar. Prefiero utilizar, y permítame que insista, la palabra equipo. Aquí caben todos, desde la vieja guardia a los jóvenes. Aquí lo importante es juntar lo mejor de cada casa para lograr unidos el objetivo. Este es un proyecto integrador.

No cree que en su partido hay dirigentes que están más que amortizados.

—No, sencillamente hay personas en el partido que van a cambiar en la organización. Un compañero que ya lleva un largo recorrido en el partido a lo mejor nos viene mejor en este en esa estructura sénior que he ido avanzando en la campaña. Uno que lo ha sido ya todo en el partido lo que tiene que ser ahora es consejero dentro de un órgano asesor.

De este modo, iremos, poco a poco, renovando y oxigenando las estructuras. No en vano, mi sola presencia ya en la dirección da muestra hacia dónde se dirige el PP de Jaén.

¿Linares puede ser uno de esos lugares dónde se hace necesaria esa oxigenación o renovación?

—Es uno de tantos casos. Aquí, como en otros municipios, necesitamos lo mejor para ser un partido eficaz y útil a la ciudadanía. Para eso tendremos que buscar la mejor opción. Estoy encantado con la gente de Linares, que no le quepa duda. Ahora, cuando llegue el momento analizaremos caso por caso.

Hay quienes sitúan a Auxi del Olmo y a Enrique Mendoza en esa corriente de renovación.

—Si atendemos a los rumores que hay en la calle, hasta que mi nombre salió se dijeron otros muchos, como los de Juan Bravo o Agustín del Moral. Al principio, no estaba en ninguna quiniela y fíjese ahora, presidente provincial. Lo que tenga que ser será a su debido tiempo y consensuado con la propia estructura local. Llegará el día.

¿Y cuándo será el congreso de Linares?

—Todo depende de las indicaciones que nos den las direcciones regionales y nacionales. Bien es cierto que por coherencia se debería empezar por las ciudades más grandes y cabeceras de comarca. Y una de las primeras, está claro, será la ciudad de Linares.

En distintos artículos y foros se ha hablado de la posibilidad de que el alcalde de Linares, Raúl Caro-Accino, actualmente en Ciudadanos, esté en la órbita del Partido Popular. ¿Qué hay de cierto en ello?

—No es bueno que estructuras intermedias hablen de este asunto. A Raúl Caro lo conozco desde hace tiempo y me llevo bien con él, pero esto no quiere decir que se esté buscando un posicionamiento. Es más, no soy quien toma ese tipo de decisiones, sino que son otros. Como presidente del PP de Jaén, me deberán consultar y consensuar esas decisiones.

También he dejar claro que somos un partido abierto, como ya dijo nuestro secretario general, Teodoro García Egea, pero no solo a una persona, sino a la ciudadanía y esto incluye a personas que están militando en otros partidos, como es el caso de Ciudadanos.

Esto no quiere decir que Raúl Caro sea nuestro candidato. ¿Es que no tenemos gente en Linares con capacidad suficiente para liderar nuestro proyecto? Sería una ofensa no pensar en ello.

Hay mucha gente del Partido Popular que se pasó a Ciudadanos tras el congreso de 2017 y que ahora, ante la paulatina desintegración de esta formación, están pensando en volver. ¿Habrá filtros?

—Es más que evidente que las puertas están abiertas, pero igual de evidente es que no todo el mundo podrá optar a los mismos puestos. Aunque es algo que no depende de mí, no podemos centrar el tiro en los alcaldes y cargos institucionales, y olvidarnos de esos afiliados y simpatizantes que se nos fueron en un momento dado. Tenemos también que pensar en esas bases que, al final, son las que ayuda a lograr los objetivos.

¿Siente algo de vértigo con lo que se le viene encima?

—Es cierto que da algo de vértigo, pero, por el otro, siento que se valora el trabajo que estoy realizando. Con esto no quiero decir que no se lo merezca otro compañero. Hay miles de personas mejores que yo, haciendo mil veces mejor trabajo que el mío. Sencillamente se han alineado distintos astros para llegar hasta aquí, como la edad, las ganas de oxigenar el partido, el perfil que rompe un poco con lo habitual… Todo ello, sumado al trabajo y a otros factores, han hecho que se piense en mí para liderar este nuevo proyecto.

¿Qué Partido Popular de Jaén vamos a ver a partir de ahora?

—Será diferente al que hemos visto hasta ahora por pura inercia. Como sabe, crearemos un órgano consultivo sénior o de mayores, también daremos protagonismo a las entidades locales autónomas, hablaremos más de equipo, crearemos la figura del alcalde tutor que no es otra cosa que esos alcaldes donde gobernamos y tenemos estructuras sólidas, como Bailén, Guarromán, Arquillos, Mancha Real o Villacarrillo, asesorarán a los compañeros de municipios en los que no conseguimos romper el techo de cristal del PSOE. Y así muchas cosas más que iremos desgranando con el tiempo.

La Diputación es el gran caballo de batalla de los populares jiennenses. ¿Es posible derribar ese muro socialista?

—Sin duda, si no lo creyese no estaría aquí. Quiero solar despierto. Solo decirle que aquel 2 de diciembre de 2018, pocos pensaban esa noche que Juanma Moreno iba a ser presidente de Andalucía. Hoy en día, gracias a ese 2 de diciembre, puedo soñar con la Diputación Provincial de Jaén.

¿Qué es la política?

—Para mí es ser útil a los demás. Y, además, quiero devolverle la dignidad. Creo que hubo un tiempo en el que se admiraba en exceso al político y hemos pasado a todo lo contrario. Ninguna de las dos fotos obedece a la realidad ni es justa.

Hay que dignificar la política porque hay mucha gente que están dando lo mejor de sí mismo, sacrificando a su familia a cambio de entregar mi tiempo a los demás. Lo hago de corazón porque creo en ello.

La última campaña electoral en la Comunidad de Madrid dejó un mal sabor de boca al ciudadano. Se habló más de amenazas y poco de propuestas. ¿Teme que esta polarización se convierta en un hábito en próximas convocatorias?

—Es cierto, desde mi punto de vista, que se ha dado una imagen de polarización extrema y no es bueno para nadie. Lo hemos visto en todos los partidos, como sus candidatos han sido amenazados, insultados, vilipendiados y todos los sinónimos que usted quiera poner. Pero eso que ha pasado hace más importante si cabe la dignificación de la política. Y hay que hacerlo desde la coherencia.

Estamos viendo como esas políticas que venden ideales cuando llegan al poder se desvanecen y son incapaces de gestionar, como ocurre con los compañeros de Podemos. Gente que pregona unos ideales que luego pues modifican a su propio interés, como irme a vivir a un lugar que nada tiene que ver con lo que defiendo. Esto cala en la gente y tensiona la calle. Hay que tener los pies en la tierra y ser un político coherente para todo. Si uno es fiel a eso, al final ayuda destensar las cosas.

¿Cómo se recupera el centro-derecha en la provincia?

—El modelo de centro-derecha se recupera desde la coherencia. Uno debe estar pegado al ciudadano y conocer cuáles son sus problemas reales para demostrarle que el Partido Popular es ese partido que ha acudido en su ayuda cuando las cosas han ido mal, cuando el empleo se ha desbocado, cuando la economía está en horas bajas. Ha ocurrido con José María Aznar, con Mariano Rajoy, con Juanma Moreno en Andalucía o con Alberto Núñez Feijóo en Galicia. Pero también lo tenemos en el proyecto de Pablo Casado que habla de reforma fiscal, rebaja de impuestos y de liberación de la economía. Lo demás son inventos que suelen fracasar.

¿Cómo se ataja la despoblación?

—Es importantísimo vertebrar el territorio. Hay proyectos en los que ya se están trabajando sobre el eje de la antigua Nacional-IV. Trabajar en iniciativas que ya conocemos. Guarromán era un pueblo dormitorio de Linares cuando Santana estaba a pleno rendimiento y mire el precio cuadrado de cada municipio ahora. Lo que tenemos que hacer es impulsar iniciativas que vertebren y no separen. Me consta que ya hay proyectos importantes en manos de la Junta de Andalucía.

Luego hay que potenciar herramientas que ya están en las ciudades, como el ferrocarril, la vivienda, el empleo, acabar con la brecha digital y sumar esfuerzos para aglutinar en los municipios los servicios de los que se disfrutan en las urbes. Al final, la gente se sentirá cómoda viviendo en su pueblo y no tendrá necesidad de emigrar.

¿Duerme bien por las noches?

—Como un tronco. Esto se debe a dos cuestiones. La principal, que siempre tengo a mi familia cerca, y se encarga de darme una colleja cuando levanto los pies en el suelo, y la segunda es porque vengo de un pueblo, soy de pueblo y siempre seré de pueblo.

¿Falta humildad en la política?

—Falta mucha humildad. Tengo grandes compañeros trabajadores y humildes, pero es cierto que arrastramos una imagen negativa de político prepotente y soberbio. Eso hay que quitarlo. Igual que estoy en desacuerdo con denostar al compañero que llega nuevo a la política y que se piensa que viene a abusar de ella. Tengo excelentes compañeros de distintas formaciones políticas que se dejan la piel por los ciudadanos cada día.

¿No cree que la nueva política es más de salón o de cara a la galería que otra cosa, dados los resultados?

—Siempre le digo a mi mujer que la nueva política volverá a ser el bipartidismo. La política no es otra cosa que estar a pie de calle, con el pico y la pala, llamar a las puertas y preguntarle al vecino, no la de despachos. El ciudadano está en la calle, en su casa, y si eso no lo entendemos mal camino llevamos. Desde el salón o desde los despachos no se arreglan los problemas de la gente.

A partir de ahora, se va a quedar sin domingos.

—(Risas) Sé a lo que me expongo, pero nunca hubiera dado este paso sin el consenso y la bendición de mi mujer que es la más va a sufrir mis ausencias junto con mis hijos. Sabe que soy una persona inquieta y que no se decir que no cuando se trata de ayudar a los demás. Mire, un medio provincial me tildaba hace unos días de correcaminos y me siento orgulloso de ello, porque, en apenas dos semanas, le he dado un vuelta y media a la provincia. Mi ritmo como presidente será este. Puede que rompa los esquemas familiares, pero es la realidad. También soy consciente de que esto no durará eternamente. No tengo intención alguna de atornillarme al sillón.

¿Vendrán buenas noticias para Linares y el eje de la Nacional-IV?

—Sí, con rotundidad absoluta. De hecho, hay un proyecto que está capitaneando los compañeros de Puerta de Andalucía, entre los que se encuentran alcaldes de distintas ideologías. Ese gran proyecto ya está en manos de la Junta, yo lo conozco y confío en que pronto sea una realidad. Además, le digo que el proyecto tienen la suficiente envergadura para que se nutra de él no solo el eje de la Nacional-IV, sino toda la provincia.

No me deje en ascuas, ¿dígame cuál es?

—(Risas) Ni debo, ni puedo ni me corresponde. Lo dirán a su debido tiempo los compañeros que se están dando una paliza de trabajar para que llegue a buen puerto.

Fotos: Désirée Vicente

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

La suerte sonríe a Baños de la Encina con un pellizco del primer permio de la Lotería

Parte del primer premio del sorteo celebrado el jueves por la noche se despacha en el punto de venta de la calle Jesús del...

El 80 por ciento de los municipios jiennenses no tiene los planes generales adaptados a la LOUA

La consejera de Fomento reivindica la necesidad de aprobar la Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía El 80 por ciento de...

El arte urbano de Belin se cuela en ‘El Hormiguero’ para sorprender a Sebastián Yatra

El artista linarense maravilla a todos con una obra dedicada al cantante colombiano: "Guau, que locura, me encanta', dijo nada más ver el regalo Miguel...

Síguenos en Redes Sociales

1,948FansLike
2,503SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones