Enseñanza en línea

Pronto comenzamos un nuevo curso, un curso al que le preceden dos algo distintos, y nos afirman que este va a ser mejor. Desde la aparición de la pandemia, el uso de herramientas y aplicaciones tecnológicas se ha visto favorecido y acelerado, aspecto que considero muy positivo.

En la actualidad, la mayoría de los padres tienen a su disposición un amplio abanico de aplicaciones educativas para trabajar o estudiar con sus hijos matemáticas, lengua, ciencias…

En los centros educativos prácticamente todo el profesorado ya está trabajando con plataformas educativas o creando materiales con diferentes herramientas (edición y grabación de video y audio, cuestionarios, rúbricas, gestores de aula, realidad virtual…).

Los cursos de formación del profesorado se han multiplicado y hay más conocimiento sobre estas herramientas y todas sus posibilidades y todo esto es muy positivo ya que nos estamos adaptando a la sociedad tecnológica que se lleva introduciendo, nada más y nada menos que hace unos 20 años. Pero se está dando otra cuestión: se ha multiplicado la aparición de aplicaciones y herramientas digitales.

Como bien se dice, en la variedad está la riqueza, pero hay una variedad que puede a llegar a bloquear, frustrar y desistir en su uso. ¿Qué hacemos? ¿Cuál utilizo con mis alumnos o hijos? ¿Cuáles son las mejores? ¿Con cuáles conseguiré mis objetivos? ¿Es mejor utilizar pocas o muchas a la vez?

Estas cuestiones tienen tantas respuestas como personas que utilizan esas herramientas y destinatarios a las que van dirigidas, pero debemos tener en cuenta varios factores:

Pensar qué quiero trabajar y una vez lo tenga claro ver qué herramientas me ayudarían. Es bueno tener claro lo que quiero hacer y a partir de ahí seleccionar las herramientas que me ayuden a conseguirlo.

Personalizarlas, ya que no produce el mismo efecto una aplicación creada para un público general, que utilizar una que me permita crear algo para un niño o grupo en particular.

Investigar esas herramientas. Hoy en día casi todas tienen sus propios canales en diferentes redes donde usuarios comparten experiencias con esas herramientas.

Las herramientas que se elijan deben motivarles, por lo que habrá niños que les motiven unas cosas y otros a los que les motiven otras.

Centrarse en el objetivo. Es muy posible que conforme se vaya avanzando en la consecución de un objetivo aparezcan muchas herramientas muy llamativas. No se debe perder nunca de vista la finalidad de la aplicación o herramienta, debemos valorar si esas nuevas incorporaciones la favorecen.

Es preferible la calidad a la cantidad, que al final lo que hacen es dispersar la atención.

Un aspecto fundamental que debemos tener en cuenta es que la tarea que queramos realizar favorezca un aprendizaje activo, es decir, la persona adulta guía y orienta, pero es el niño el que interpreta y desarrolla, marcando el ritmo.

Debemos involucrarlos en su proceso de aprendizaje, de modo que vayamos favoreciendo su autonomía, siendo cada vez menos dependientes del adulto. De esta manera nos centramos en el niño, y pasa de ser un receptor pasivo de información a participante activo, por lo que ellos van determinando cómo aprenden en función de sus necesidades y habilidades. Para ello es importante incluir actividades motivadoras y retadoras, desarrollando habilidades de análisis y síntesis de la información.

Esto no significa que el adulto pase a segundo plano, su rol en este proceso adquiere una gran relevancia, ya que será el encargado de guiar y orientar a los niños y niñas para alcanzar objetivos de aprendizaje específicos fomentando así las 4 C’s del aprendizaje del siglo XXI, (comunicación, colaboración, capacidad de pensamiento crítico y creatividad).
Recordemos en este contexto al filosofo chino Confucio que expresó:

«Dímelo y lo olvidaré, muéstrame y lo recordaré, involúcrame y lo aprenderé».

Ana García Pérez
Ana García Pérez
Doctora en Ciencias de la Educación por la Universidad de Granada y maestra en el colegio Europa de Linares

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

La Carolina entrega los VI Premios Ana López Gallego

Los galardones reconocen la trayectoria de personas e instituciones que destacan por contribuir a la igualdad de oportunidades La Plaza de la Iglesia de La...

El concurso de ideas para el nuevo uso del Mercado de Santiago se reanuda para elegir al ganador

El próximo 27 de septiembre se reunirá el jurado calificador para evaluar las propuestas presentadas con el fin de emprender la rehabilitación de la...

El estreno mundial de ‘El hilo dorado’ será el 20 de noviembre en Linares

La película, del cineasta linarense Tomás Aceituno, competirá para entrar en la preselección de la próxima edición de los Goya Ya ha fecha para el...

Síguenos en Redes Sociales

1,948FansLike
2,557SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones