El Puente Ariza de Vandelvira en «estado crítico»

La Junta urge al Gobierno a intervenir para salvar este bien patrimonial del Renacimiento, amenazado por la inmersión en las aguas del Giribaile

La Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía ha solicitado al Gobierno de España que actúe para salvar el Puente de Ariza, situado en el término de Úbeda y en «estado crítico» debido a la «inmersión intermitente en el agua» del embalse del Giribaile.

Se trata de un bien patrimonial del siglo XVI, obra de Andrés de Vandelvira, que presenta un «creciente deterioro» debido a la subida del nivel del agua registrada desde la construcción del citado embalse, hace más de 20 años, según ha informado este jueves la Junta de Andalucía.

La Consejería de Cultura realizó una inspección del puente el pasado año, impulsando un informe de seguimiento de su estado de conservación. Los resultados arrojaron un importante deterioro que llevó a solicitar una reunión con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ya que el bien se encuentra sujeto al dominio público hidráulico.

En dicho encuentro, el delegado territorial, Jesús Estrella, ha informado al jefe de servicio de la CHG de las diferentes peticiones que realiza la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico al Gobierno de España, dando traslado de las mismas, mediante escrito, a la Subdelegación del Gobierno en Jaén.

De este modo, la Consejería pide al Ejecutivo central que impulse de forma definitiva la catalogación del puente como Bien de Interés Cultural para aumentar su nivel de protección. En segundo lugar, recuerda al Gobierno de España que como titular del bien debe ocuparse de su conservación y mantenimiento, según lo establecido en la Ley de Patrimonio Histórico Español y Ley de Patrimonio Histórico Andaluz, y ofrece su colaboración técnica para realizar los estudios que puedan ser necesarios.

Igualmente, solicita una acción coordinada entre los Ministerios de Cultura y Deporte, de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y de Transición Ecológica y Reto Demográfico para poner en marcha el proyecto del traslado del puente que ya se incluía en las previsiones de la CHG en el año 1998, cuando se inauguró el pantano.

Una iniciativa conjunta que contaría con la colaboración e implicación técnica de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y del Ayuntamiento de Úbeda, que finalizaría como nuevo propietario del bien, una vez trasladado.

El delegado ha destacado que es una «joya del Renacimiento andaluz que está en peligro» y que se puede perder si no se hace nada. En este sentido, ha añadido que «han pasado demasiados años desde que la presa del Giribaile se inauguró y desde entonces existe una constante amenaza» sobre este bien patrimonial.

«No nos podemos permitir que esta situación se prolongue ni un minuto más. Hablamos de nuestra historia, de las señas de identidad de nuestra tierra y también de nuestro desarrollo turístico, que está en peligro si no sabemos conservar nuestro patrimonio», ha señalado Estrella.

Retomar el traslado

La propuesta de retomar el proyecto de traslado del puente la planteó en sede parlamentario a la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, en respuesta a una pregunta en julio de este año. Según indicó entonces, los recursos podrían provenir el 1,5 por ciento cultural del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Para ello, sería antes necesario que el Ministerio de Cultura declarara el puente como Bien de Interés Cultural, para lo que ya cuenta con toda la documentación necesaria por parte de la Consejería que dirige Del Pozo.

El puente se localiza a 15 km al norte de la ciudad de Úbeda salvando el paso del río Guadalimar. Fue construido en el siglo XVI con la finalidad de comunicar la ciudad de Úbeda y La Loma con Castilla, a través del Camino Viejo de Toledo, con una reforma a mediados del siglo XIX. Posteriormente, fue utilizado por la carretera A-301 Úbeda-La Carolina y actualmente se encuentra bajo las aguas del embalse del Giribaile.

Gran impacto visual

La crítica especializada ha valorado el Puente de Ariza como uno de los más importantes ejemplos de este tipo de construcciones del Renacimiento andaluz. Con casi 100 metros de longitud, es una pieza de gran impacto visual, con cinco ojos de medio punto dispuestos simétricamente en torno a un arco central de 36 metros de luz.

Antes de la construcción del embalse, el estado de conservación era estable. Ahora su estado es crítico, siendo objeto de diversas patologías por la inmersión intermitente en el agua, formando parte de la lista roja de la Asociación Hispania Nostra para la Defensa y Promoción del Patrimonio Cultural y Natural.

El deterioro se observa con mucha claridad en el sello de Úbeda, en versión medieval, que representa a San Miguel y está catalogado como BIC. La fábrica del puente fue diseñada para resistir ante acometidas por crecidas del río, pero no para soportar una inmersión intermitente, con periodos de total sumersión alternados con otros de absoluta emersión.

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Un nuevo proyecto consolida a Linares como polo tecnológico y digital

El alcalde anuncia la llegada a la ciudad del grupo francés Actia Systems con la previsión de crear de quince a veinte de empleos Linares...

La residencia para personas con discapacidad de Arquillos, a falta de los últimos remates

El Ayuntamiento prevé abrir las instalaciones a finales de año con el apoyo de la Junta de Andalucía Era un anhelo del equipo de Gobierno...

El flamenco toma las calles de La Carolina

El Festival Flamenco en la calle, impulsado por el Ayuntamiento con el apoyo de la Diputación, ofrecerá cinco conciertos y tres talleres Las calles de...

Síguenos en Redes Sociales

1,948FansLike
21SeguidoresSeguir
842SuscriptoresSuscribirte

Últimas Publicaciones