El Minero (original) resucita del olvido en el patio de cristales del Palacio Consistorial

El área de Infraestructuras Municipales recupera la estatua de Víctor de los Ríos para su limpieza y exposición tras 17 años guardada en un almacén

Esculpida por el escultor e imaginero cántabro Víctor de los Ríos y conocida como El Minero, ha pasado los últimos 17 años guardada en un almacén municipal después de su restauración tras partirse por la mitad en su traslado a finales de 1997 desde la rotonda de la entrada a Linares (desde Bailén) por el Polígono de Los Jarales, donde hoy se encuentra La Cabria.

El primer monumento levantado en España en homenaje a los mineros, inaugurado a principios de la década de los 70, descansará a partir de ahora en el patio de cristales del remozado Palacio Consistorial, donde una restauradora se encargará de su limpieza.

La escultura de grandes dimensiones (3,33 metros de alto y casi 3.000 kilos de peso), realizada a lo largo de 1968 en caliza de Colmenar, representa a un hombre musculoso con el torso desnudo y casco en la cabeza. En una de sus manos sostiene la barrena con la que se perforaban las paredes laminadas de las minas y en la otra la lámpara con la que se alumbraban en la oscuridad de las galerías.

El monumento al Minero es importante artística y simbólicamente para la ciudad de Linares. La idea de su creación parte en 1967. En noviembre de ese año se constituye una ‘comisión organizadora’ y se acepta el boceto presentado por Víctor de los Ríos, al tiempo que se abre la suscripción popular para costear su ejecución.

Víctor de los Ríos fue uno de los grandes escultores e imagineros del siglo XX. Su obra en Linares era conocida y apreciada -había realizado, entre otras, la veneradísima imagen de Jesús Nazareno-, y por eso resultaba absolutamente natural que fuese él el encargado de plasmar en piedra el ideal minero que las autoridades linarenses tenían en mente.

De hecho, el monumento ‘Al minero español’, según rezaba el pedestal, contó con el beneplácito del propio Franco, quien aceptó, en enero de 1968, la presidencia de honor del comité encargado de su realización.

Fractura

A finales de la década de los 90, el equipo de Gobierno de Juan Bautista Lillo (Partido Popular) decide cambiarlo de ubicación para colocarlo en la Plaza Aníbal e Himilce, donde se encuentra en la actualidad una réplica de bronce, pero durante el desmontaje la escultura cayó al suelo y se partió por la mitad. Alfonso González Palau se encargó de su restauración. Una vez acabada fue trasladado al almacén general del Ayuntamiento en el que ha permanecido desde 2003.

Fotos: Jiménez Expósito y Ayuntamiento de Linares

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Marquetería Núñez, el legado del comercio más castizo de Linares

El negocio, fundado por Antolín Núñez Gallego en 1950, llega a su tercera generación con la "ilusión del primer día" en el corazón de...

Linares participa en el gran foro de debate sobre la importancia estratégica y logística de Andalucía

Inaugurado por la consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, es un punto de encuentro para abordar los...

Veinticinco agentes internacionales visitan Linares con el objetivo de incluir la ciudad en sus paquetes de destinos turísticos

Este grupo de touroperadores llega a la ciudad de la mano de la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía, a través de...

Síguenos en Redes Sociales

1,948FansLike
2,572SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones