El chiringuito

Día 1 de julio, pistoletazo de salida para las vacaciones veraniegas. Y con él llegan los atascos en la carretera, la crema solar colándose por el rabillo del ojo y el salitre marino raspando nuestra piel como si de una lija del seis se tratara. Ay, aquellos años de playa, cañizo y, ¿cómo no?, de chiringuitos.

Los chiringuitos, todo un clásico del verano. Los había de muchos tipos, aunque yo quisiera hablarles de uno en particular. Perdónenme la publicidad, disculpen que les traiga a la cara solo uno de esos establecimientos marineros, pero es que este está cogiendo fama en toda España, y no precisamente por sus espetos de sardina. Hoy es casi imposible no hablar de él.

Resulta que este chiringuito no está en primera línea de playa, qué va, frío, frío. Lo sorprendente es que se halla a más de 300 kilómetros tierra adentro, lejos de cualquier costa deseada. Pero eso no le resta ni un ápice de importancia. Este chiringuito lo ha levantado el gobierno de Isabel Díaz Ayuso en pleno centro de Madrid y, para dirigirlo, el chef seleccionado ha resultado ser el actor metido en política, nada que objetar, Toni Cantó.

Veamos aquí, a modo de resumen, la carrera “saltavallas” del señor Cantó. De delfín de Rosa Díez en UPyD pasó a diputado en las Cortes Valencianas para Ciudadanos y, cuando el barco comenzó hacer aguas, escenificó su salida del partido – roto como una Madanme Bovary, se nota que la interpretación la borda, en ocasiones – para quedarse en un efímero limbo y ver cómo las casas de apuestas se frotan las manos especulando con su nuevo destino.

El eternamente joven y atractivo Cantó fijó su vista ahora en el PP de Ayuso y ya va por su tercer partido de ambiciones presidencialistas que adopta en poco más de una década. Todo lo demás ya lo sabemos. Un juez lo apartó de las listas por no haberse empadronado a tiempo para la convocatoria electoral y así se quedó, calentando banquillo, hasta que las aguas bajaron más tranquilas después de la que se lio con las elecciones.

Hoy mismo nos levantamos con el anuncio de la apertura de la Oficina del Español en la Comunidad de Madrid y del nombramiento de su flamante director de Área, el repuesto señor Cantó. Claro está, a todos nos ha dado por recordar sus encendidas declaraciones contra los cargos y oficinas, creados ex profeso para colocar amiguetes, es decir, los chiringuitos, en español, que el señor Toni Cantó lo vale. Y creo coincidir con muchos en que, además de un poco de indignación, lo que me ha generado la noticia es un mucho de risa. Como diciendo: “pero bueno, ya está bien”.

Quizás se sienta un poco acongojado con el revuelo montado o, más bien, no. Como actor que es, se le dan muy bien los tablados y si antes dijo digo, ahora Diego, y no pasa nada. Que esto es España y que él será ahora su máximo valedor en la oficina para el lenguaje patrio. Quizás se les haya pasado por alto la existencia del Instituto Cervantes o de la, muy real, Academia de la Lengua. A saber. No cuela eso del potencial económico de nuestro idioma.

Así las cosas, quién no sale diciendo “menuda vergüenza” o un “todos los políticos solo buscan una cosa”. O el sempiterno epitafio de que “todos los políticos son iguales”. Pero quiero pensar que no es así, que la política es una de las más nobles funciones a las que podemos optar como ciudadanos.

Quizás algunos lleguen para medrar, para apoltronarse sin dar un palo al agua y cobrar un buen sueldo, como parece ser el caso que nos trae hoy, pero me consta que muchos otros llegan y se marchan buscando otra cosa menos lucida y, seguramente, más elevada. Así que no me quiero despedir, y desearles felices vacaciones, sin recordar a todos aquellos y aquellas que se embarcan en la política con un verdadero sentimiento de utilidad pública. Por hacer aquello que consideran mejor para su comunidad, independientemente del color político que vistan, que para gustos están los colores.

No lo olviden, por todo Cantó que sabe nadar y guardar la ropa, existen diez concejales, diputados o militantes de base que se dejan el pellejo por su pueblo y por sus vecin@s, que encaran el puesto con humildad, a veces con miedo, y con mucha honradez.

No, no todos precisan un chiringuito para alcanzar su cumbre, muchos de ellos y ellas compaginan el cargo con su trabajo de toda la vida y, una vez terminada su jornada laboral ordinaria, se meten en el despacho del Ayuntamiento para ver cómo encaran las fiestas populares con un pírrico presupuesto, cómo ayudan a la familia que sigue sin llegar a final de mes o cómo arreglan la calle que tiene más baches de su localidad. A todos esos, polític@s de corazón que no de bolsillo, les deseo unas felices vacaciones y que, si pueden, visiten este verano algún chiringuito, pero de los de la playa ¿vale? Los-de-la-playa.

Inma Espinilla
Inma Espinilla
Periodista

Deja tu comentario en este artículo

  1. Lo del señor Canto roza el esperpento y la vergüenza más absoluta. Y lo de Ayuso creando ese puesto inútil (dice que para convertir a Madrid en la capital del español en Europa…. ¿Pero es que se habla español en algún país europeo más?…. La desvergüenza es insultante) es de primero de Esperanzaaguirrismo montando un tinglado solo para pagar favores (ya lo hizo con Santiago Abascal en su momento). Esto demuestra que la imaginación de algunos dirigentes políticos es bastante corta, estoy seguro que el señor Cantó podría aportar mucho en otros ámbitos más relacionados con su anterior profesión, o eso cabría esperar. Pero quizá en la decisión no ha primado tanto el servicio público y la utilizad real del cargo. Lo que ha primado es otra cosa….. una pena. Gracias, una vez mas, señora Espinilla, por su reflexión.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Diputación anima a los municipios ligados a Paisajes del Olivar a sumarse a la asociación que gestionará los sitios protegido

Pilar Parra se reúne con responsables de 14 ayuntamientos para implicarlos en este proyecto e informarles sobre la candidatura que España presentará a la...

Cerco a las motos ruidosas

La Policía Local de Linares pone en marcha una campaña de control de ruido de las motocicletas con dispositivos en distintos puntos de la...

Baños y el aroma de los nuevos negocios

La galería comercial La Plaza abre sus puertas con el objetivo de diversificar la economía local y generar empleo La galería comercia La Plaza ha...

Síguenos en Redes Sociales

1,948FansLike
2,518SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones