test

Diez años de pregón y toda una vida de Esperanza

Tal día como hoy pero allá por el año 2012, abría en el escenario del Teatro Cervantes, ante mi familia, mis amigos, mis hermanos, las páginas de la vida, la ilusión, los sentimientos, pero sobre todo de la Esperanza. Un año complicado aquel pero que se veía compensado con el honor de poder ser Pregonero nada más y nada menos de mi Semana Santa.

Todo comenzaba una noche meses antes, en los que el corazón lo tenía roto de dolor por la pérdida de una de las personas más importantes de mi vida, mi madre. Recuerdo estar en el salón de mi casa cuando sobre las once de la noche recibí una de las llamadas mas bonitas que en mi vida he tenido, la de la Presidenta de la Agrupación de Hermandades y Cofradías María Remedios Jodar que con toda la solemnidad y protocolo del momento me comunicaba la decisión del Pleno de Hermanos Mayores, de que fuese Pregonero de la Semana Santa de 2012, en ese momento comenzaba una nueva vida, con tan sólo un «si acepto».

Mi pregón ese cachito de vivencias cofrades expuestas ahora al juicio de los que acudieron esa mañana al Cervantes, me daba fuerzas para superar todo lo malo y recordar todo lo bueno. Un pregón, unas palabras en las que no cabía un solo pensamiento, debían ser catorce uno por cada Hermandad, eso sí reconozco que tuvo sus tientes morados de Viernes Santo pero sobre todo verdes de Esperanza.

Una Esperanza que nunca debíamos perder mas aún, sabiendo que sería el único consuelo que muchos encontraríamos en estos dos últimos años en los que hemos derramado muchas lágrimas, hemos visto muchos ojos de miradas perdidas y hemos tenido que decir adiós a muchos de nuestros seres queridos.

Pero la Esperanza de nuevo ha ganado la batalla, tan fuerte como cuando agarraba el palo bajo el trono de la Señora, tan sólida como las palabras de ese mi pregón, tan viva como la vida que ha devuelto la sonrisa a esos ojos tristes que de nuevo cubrirán un caperuz.

Y yo de nuevo, diez años después de ese mi pregón, podré añadirle otro capítulo más cuando en la tarde del Viernes Santo junto a mi hijo pueda otra vez escuchar la campana, agarrarme al palo, ver su verde manto, meter el hombro como en la vida misma y sujetarme en su mano, la de mi hijo, apoyo que nunca me faltará ni le faltaré y poder decir una vez más guapa Esperanza cuando juntos hasta su casa la llevemos.

Así comenzó todo esa Semana Santa del año 2012 un 25 de marzo

Esperanza de amor que encuentras en la Alegría, Esperanza de amor que de tus manos nace la Paz en el corazón, Esperanza de Gracia y Consolación en el afligido, Esperanza de amor en aquel que te ruega Salud, Esperanza de Amor en las cuentas del Rosario que llevas entre tus manos, Esperanza de Amor en el Dolor y la Amargura, Esperanza de Amor en la Pena y la Soledad, en el Mayor Dolor que siente el alma, Esperanza de Amor, de Amor Hermoso que derramas por dónde vas, desde Santa José a Santa Bárbara, de Santa María a San Agustín, de San Francisco a mis calles talladas a golpe minero, porque así lo quiso Dios al hacer de Linares un cachito del cielo.

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

spot_img

Artículos Relacionados

Síguenos en Redes Sociales

2,300FansLike
21SeguidoresSeguir
1,760SuscriptoresSuscribirte

Últimas Publicaciones