Cierra el mítico Long Rock, un icono de la música y la movida linarense

El emblemático local de la calle Cervantes no resiste los efectos derivados de la crisis económica que vive la ciudad y anuncia que baja definitivamente la persiana

Linares se queda sin uno de sus locales más icónicos. El Long Rock baja definitivamente la persiana tras casi 22 años de actividad en la calle Cervantes. La crisis económica que vive la ciudad, agudizada por la pandemia, ha hecho que la dirección haya tomado la «decisión más dolorosa y triste» ante a la imposibilidad de hacer frente a los gastos que genera el negocio, entre los que se encuentran las propias instalaciones. «Ha sido imposible llegar a un acuerdo con los propietarios del inmueble. Ellos quieren vender y nosotros ni podemos ni queremos comprar», aseguran.

Lo han anunciado este domingo a través de sus redes sociales, y su propietario, Gustavo Prieto, reconoce que lo han intentado todo, pero que «no ha habido manera de remontar el vuelo», explica a El Observador, aún con la voz entrecortada.

La desaparición de Long Rock, con garitos ‘gemelos’ en Sevilla y Córdoba, había sido objeto de multitud de rumores en los últimos años. Sin embargo, ha sido ahora cuando Prieto ha dado el paso definitivo hacia un cierre que deja a la ciudad sin uno de los pub más emblemáticos de la movida linarense.

El eclecticismo era la seña de identidad de un local único en su especie por el que han desfilado generaciones de linarenses y de otros municipios de la provincia y en el que se han dado a conocer muchas bandas de la ciudad, gracias a su apuesta por la música en vivo.

Las restricciones impuestas por la autoridades sanitarias como consecuencia del coronavirus han sido la puntilla para el Long Rock, como para otros muchos establecimientos del sector de la hostelería y del comercio linarense. «Este último año ha sido demasiado duro para todos, es casi imposible que un negocio que está orientado para trabajar en horario nocturno sea rentable con estos horarios. Lo único que hemos conseguido es prolongar una agonía que ya se hacía insoportable en todos los sentidos», lamenta Gustavo, al que solo le queda «dar las gracias a todos los que han confiado en nosotros».

La estrella del Long Rock se apagará definitivamente el 2 de mayo en una ciudad que cada día pierde más símbolos de su pasado brillante y cuyo futuro es más incierto conforme pasa el tiempo.

Fotos: Long Rock 

Artículo anteriorLa panda
Artículo siguiente«No existe el guion perfecto»

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

spot_img

Artículos Relacionados

Síguenos en Redes Sociales

2,300FansLike
21SeguidoresSeguir
891SuscriptoresSuscribirte

Últimas Publicaciones