Casa Juanito se despide de la calle Canalejas tras 71 años de historia

La tienda fundada por Juan Berjas e Isabel Fargas en 1950 cierra por jubilación, aunque mantiene abierto el establecimiento de la Plaza de la Constitución

Antes de ir al cine, en el campo de fútbol, en un día lluvioso, un paseo de domingo… Casa Juanito siempre ha estado ahí, como el desvío caprichoso que se toma en la autopista para entrar a un pueblo y comer en ruta. La tienda fundada por Juan Berjas e Isabel Fargas en 1950 en la calle Canalejas, número 23, cierra por la jubilación de sus hijas Maribel y Linarejos, tras 71 años haciendo las delicias de generaciones enteras de linarenses.

La marca no desaparece puesto que se mantiene abierto el establecimiento de la Plaza de la Constitución que regenta Sebastián Berjas, el varón de esta conocida saga de comerciantes de la ciudad.

Sebastián Berjes, en la tienda de Casa Juanito en la Plaza de la Constitución.

Casa Juanito, al igual que La Inesperada u otros negocios, forma parte de la historia de Linares, de sus luces y de sus sombras, de su esplendor y de su decadencia. No se puede entender la idiosincrasia del linarense sin las pipas o los caramelos de este comercio tradicional, que comenzó con una cesta de mimbre en el Estadio Municipal de Linarejos. Allí acudía cada día de partido Juanito y su señora para vender sus productos al respetable ya hiciera frío, calor o cayeran chuzos de punta.

«El olor a puro, las almohadillas y las pipas Juanito son el recuerdo de mi niñez en el campo de fútbol animando al Linares. Que tiempos tan bonitos», dice con cierta emoción José Manuel Puerta, aficionado de cuna del equipo azulillo.

Y es que este negocio familiar representa el compromiso con Linares y sus gentes, con sus tradiciones, sus costumbres y la defensa de lo autóctono.

Juanito no solo echó una mano al club minero cuando lo precisó, sino a muchas familias que necesitaron de su ayuda en un momento determinado. «Me siento orgullosísimo de mis padres y de mis hermanas», agradece Sebastián Berjes, quien reconoce que será complicado dar continuidad a la marca cuando se jubile. «No sé que pasará, pero veo difícil que otras generaciones de la familia quieran quedarse con el negocio porque tienen sus carreras y sus trabajos, muchos de ellos son funcionarios», señala.

La infancia de cientos de linarenses y visitantes se encierra entre las cuatro paredes del emblemático establecimiento de la calle Canalejas, cerrado desde hace unos días.

Casa Juanito deja una huella imborrable en la memoria y la sociedad de Linares, tanto por la calidad de sus productos como por el trato familiar con el que atendían a sus clientes.

Fotos: Javier Esturillo y cedida

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Un nuevo proyecto consolida a Linares como polo tecnológico y digital

El alcalde anuncia la llegada a la ciudad del grupo francés Actia Systems con la previsión de crear de quince a veinte de empleos Linares...

La residencia para personas con discapacidad de Arquillos, a falta de los últimos remates

El Ayuntamiento prevé abrir las instalaciones a finales de año con el apoyo de la Junta de Andalucía Era un anhelo del equipo de Gobierno...

El flamenco toma las calles de La Carolina

El Festival Flamenco en la calle, impulsado por el Ayuntamiento con el apoyo de la Diputación, ofrecerá cinco conciertos y tres talleres Las calles de...

Síguenos en Redes Sociales

1,948FansLike
2,559SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones