Análisis | La tremenda fragilidad defensiva del Linares

Los rivales necesitan muy poco para hacerle un gol al conjunto azulillo en una categoría extremadamente exigente

El Linares es una calamidad. La goleada en casa frente al Algeciras (0-3) es el último despropósito de un colectivo desarmado en defensa. Los rivales necesitan muy poco para vencer al cuadro de Alberto González. Menos de cinco remates para llevarse el éxito.

Y lo peor de todo es que en la primera llegada la clavan. Le ha pasado de manera consecutiva contra el Cornellá (minuto 5); Atlético Baleares (24 segundos) y Algeciras (minuto 1). Estos datos demuestran no solo falta de concentración, sino una endeblez en la línea defensiva impropia en una categoría de la exigencia de la Primera RFEF. Es una frustración no solo para la afición, sino para los propios profesionales.

Descifrar al Linares frente al excelente Algeciras de Iván Ania fue tan evidente que quizá hubiera bastado con repasar muchos de sus partidos de esta temporada. El equipo azulillo es un grupo al que se le adivinan buenas intenciones, que, a ratos, juega incluso bien, pero cualquier esfuerzo se va por el desagüe a la más mínima concesión.

La debilidad del Linares alimenta ese demonio interior de la hinchada de que este curso puede ser una verdadera tortura antes de lo imaginado.

El Algeciras jugó sin complejos y con esa alegría de la que no hubo rastro en el bando minero. Un equipo apagado, sin capacidad de reacción, al que comienza a pesarle la presión. Jugadores pasados de revoluciones. Solo hubo que ver a Carracedo coronar su horroroso parido con una expulsión cuando el partido estaba acabado y sentenciado.

Las estadísticas que arroja el Linares en este primer tramo de competición son más que alarmantes: Es el peor equipo en casa, donde no sabe lo que es ganar, y uno de los más goleados (13 goles en contra), solo por detrás del San Fernando (14).

Alberto González no tiene dudas de que su plantilla está en plena fase de reconstrucción y lejos del nivel exhibido por su adversario de este sábado. «Se vio a un equipo armado, hecho y competitivo y a otro inconsistente desde el minuto uno», afirmó en la sala de prensa Emilio Gijón Crespo al acabar el encuentro.

Aunque prefiere no mirar la clasificación, lo cierto es que Linares ha entrado en aguas pantanosas y urge una reacción inmediata para no hundir el proyecto antes de tiempo.

Fotos: Algeciras CF

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

spot_img

Artículos Relacionados

Síguenos en Redes Sociales

2,300FansLike
21SeguidoresSeguir
1,410SuscriptoresSuscribirte

Últimas Publicaciones