Análisis | El arquitecto en la sombra del Linares seguirá dos cursos más

Miguel Linares amplia su relación contractual con el club azulillo con el objetivo de mantener la línea ascendente de la plantilla

En la vida lo más difícil es reinventarse. Ese día tienes que ser otro, que tome un camino muy distinto, y a la vez ser el de siempre, sin desvíos. Ejercer este equilibrio tan sutil, casi imposible, está al alcance de pocos. Miguel Linares es uno de ellos. Encuentra oro en las minas del infrafútbol, revaloriza a jugadores semidesconocidos y hace sufrir a los clubes para que acaben aflojando la cartera.

El director deportivo del Linares seguirá dos cursos más vinculado a Linarejos -hasta junio de 2023- después de llegar a un acuerdo de renovación con la entidad presidida por Jesús Medina. «Me siento muy feliz de seguir en este gran club», asegura a El Observador el arquitecto en la sombra de la época dorada del Linares bajo la denominación de Deportivo.

Exjugador de fútbol, Miguel Linares llegó a la casa azulilla en febrero de 2018, después de sobresalir en el Córdoba CF. Un mes antes se había reunido con el presidente para acordar su incorporación con el fin de corregir la pésima marcha del equipo, décimo en la clasificación, a once puntos de la promoción de ascenso.

Miguel Linares, director deportivo del club azulillo, habla por teléfono en el palco de El Arcángel.

Su labor se centró en ese momento en recuperar la autoestima de la plantilla y comenzar a edificar el proyecto del siguiente campaña, en el que el reto volvía a ser las eliminatorias a Segunda B y el consiguiente salto de categoría. Aunque se logró finalmente, a la segunda intentona y en los despachos, nadie duda de que el pasado año la afición disfrutó de lo lindo con el equipo entrenado por Juan Arsenal y construido por Linares, quien el porte fino y estilizado de su etapa como profesional de la pelota.

«Mi labor no es solo fichar jugadores, tiene que ver con toda la dirección deportiva del club. Este trabajo no tiene descanso», afirma ilusionado con el rendimiento del plantel y con los resultados que está dando el equipo de Alberto González, ubicado en la parte más alta de la clasificación del Grupo IV-C y a un solo punto de clasificarse para el play off de ascenso a la Liga del Fútbol Profesional.

Miguel Linares, que sustituyó en el cargo a Alberto Lasarte, con el que el Linares recuperó la Segunda B y estructuró su cantera, planifica a largo plazo y, aunque todavía queda lo mejor de la competición, ya piensa en el próximo proyecto, tanto en la Primera RFEF (Segunda B Pro) como en la deseada categoría de plata.

Para Jesús Medina, Linares es una «pieza clave» en el crecimiento que está experimentando la entidad en los últimos años. «Su nombre ha salido a la palestra en otros equipos y estamos muy contentos de que se quede con nosotros», afirma el mandatario.

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

spot_img

Artículos Relacionados

Síguenos en Redes Sociales

2,300FansLike
21SeguidoresSeguir
1,100SuscriptoresSuscribirte

Últimas Publicaciones