Alarma por el saqueo de mobiliario de terrazas en bares y cafeterías de Linares

Crece la preocupación entre los hosteleros de la ciudad por la oleada de robos de sillas, mesas y sombrillas de los veladores

En poco más de dos meses de verano, la terraza de la populosa Cafetería Félix de Amo ha sufrido hasta cinco asaltos. El botín de los ladrones se resume en sillas, sillones, mesas y sombrillas. La suma total de lo sustraído supera los dos mil euros.

Los hechos están denunciados en la Comisaría de la Policía Nacional de Linares, al igual que las mesas que se llevaron hace un mes de la Cafetería Olimpia. «Tras el robo, optamos por meterlas dentro. Solo dejamos las sillas que están unidas por cadenas», apunta a El Observador María Luisa, una de las propietarias del citado local, ubicado en la calle Calatrava.

Pero ahí no queda la cosa. Este sábado, a las tres menos cinco de la tarde, han saqueado la Cafetería Himilce, donde han sustraído siete sillas y, hace poco menos de un mes, se apropiaron de sombrillas. Todo ello valorado, según los propietarios del establecimiento, en unos 550 euros. Y el viernes, por si fuera poco, la Cafetería Europa se quedó también sin uno de sus parasoles.

La lista de negocios asaltados sigue hasta tal punto de que ha hecho saltar todas las alarmas entre los hosteleros linarenses a los que están dejando sin mobiliario exterior.

Los autores aprovechan el periodo de cierre de los negocios, entre el horario de mañana y de tarde, para sustraer de los veladores todo lo que encuentran a su paso. Lo hacen sin perder un segundo para no ser sorprendidos con las manos en la masa.

La Cafetería Félix de Amo se ha visto obligada no solo a reponer el material robado, sino a instalar cámaras de vídeo vigilancia, como ha ocurrido en Himilde, donde, poco después, de llevarse este sábado las sillas, un sujeto ha tratado de hacerse con una mesa, pero ha sido detectado antes de acabar el ‘trabajo’.

Las imágenes en ambos casos ya obran en poder de la Policía Nacional, que ha abierto una investigación para identificar y localizar a los ladrones y, por supuesto, el mobiliario sutraído.

Aparte del perjuicio económico, esta situación genera «una inseguridad por lo que puedas encontrarte al día siguiente». En ocasiones, además, los seguros no cubren el mobiliario que se encuentra fuera de los establecimientos, lo que supone otro hándicap para los hosteleros, quienes solicitan que «se impulsen medidas para evitar» estos «continuos robos» a uno de los sectores más castigados por la pandemia.

Foto: Javier Esturillo

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

spot_img

Artículos Relacionados

Síguenos en Redes Sociales

2,300FansLike
21SeguidoresSeguir
1,410SuscriptoresSuscribirte

Últimas Publicaciones