8M: Sin ellas no hay futuro

Cinco mujeres de Linares de distinto perfil, social y económico hablan sobre los principales problemas que existen por la distinción de género

Cinco linarenses de distinto perfil, social, económico, espiritual, con varios nexos en común, reflexionan cada una a su manera sobre su forma de vivir, la sociedad actual, el pasado y lo que les ofrece el futuro.

Hablan para El Observador sobre los principales problemas que existen por la distinción de género pero siempre piensan de forma positiva y como no podía ser de otra forma, la palabra ‘orgullo’ sale de su boca a la hora de definir qué es para ellas ser mujer.

Este 8 de marzo gritan con más fuerza, ganas y pasión que nunca en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Lo hacen de distinta forma, debido a la pandemia del coronavirus, aunque conscientes de la importancia de seguir rompiendo techos de cristal.

Carmen García trata a un jugador del Linares en su clínica de fisioterapia del Paseo de Linarejos.

Carmen García Hernández. Fisioterapeuta y empresaria

Define mujer como un ser fuerte, que ante la adversidad es capaz de crear armonía, con una visión global de todo aquello que le rodea e imprescindible para el funcionamiento de cualquier sociedad. Firmó su primer contrato cuando estaba a punto de acabar la carrera. Por la mañana iba a clase y hacía las prácticas y por la tarde acudía a su puesto en una clínica de Granada.

Carmen García se ha labrado su propio futuro a base de coraje y valentía. Hoy es la propietaria de la Clínica de Fisioterapia Avanzada y Osteopatía Miguel Ángel Lérida Ortega, en el Paseo de Linarejos, donde sus manos ayudan a mejorar la calidad de vida de decenas de personas. Se hizo cargo del negocio en 2009 y desde ese año no ha parado de crecer gracias a una fe ciega en sus posibilidades, a pesar de los obstáculos que, cada día, encuentra en el camino.

Cree en la igualdad de oportunidades y, sobre todo, en la capacitación, si bien reconoce que «hay trabajos en los que, por desgracia, no se nos valora lo mismo que al hombre». Aún recuerda comentarios en los que cuestionaban su valía como fisio simplemente por ser mujer. «A mi que me trate un hombre porque una mujer no me va a hacer ni cosquillas», le llegaron a decir en una ocasión.

Carmen considera que se ha avanzado bastante, pero «todavía queda mucho por hacer». «Todos los días debería estar presente el 8M en nuestras vidas», afirma esta joven empresaria, que colabora con mutuas de accidentes laborales, compañías aseguradoras y trata a los jugadores del primer equipo del Linares y toda su cantera, como clínica oficial del club azulillo.

Ana Laura Duarte prepara un café en el establecimiento que regente en la calle Julio Burell.

Ana Laura Duarte Galeano. Propietaria de la Cafetería Lemans e inmigrante

Llegó a España en junio de 2004 procedente de Paraguay. Vino aquí en busca de un futuro mejor. Primero estuvo en Ciudad Real y luego se trasladó a Linares para emplearse como cuidadora de una persona mayor hasta que entró de camarera en la Cafetería Lemans.

Tras la jubilación del propietario, decidió dar un paso al frente y hacerse cargo del establecimiento ubicado en la calle Julio Burell. Hace unos días cumplió tres años como empresaria. Para ella fue todo un desafío. «Al principio, me dio algo de vértigo, pero con el paso del tiempo el negocio se ha ido asentando, a pesar de la pandemia que está siendo muy dura para toda la hostelería», señala Ana Laura Duarte.

Ella es de las que opina que quedan muchos techos de cristal por romper para alcanzar la igualdad real, aunque «nunca se ha sentido discriminada ni por su género ni por su origen». Admira a todas las que se levantan cada mañana y se quieren, se tratan con respeto, con amor. El mismo que ella proyecta hacia sus cinco empleados, su pareja y sus hijos.

Tenaz, trabajadora y con una enorme fuerza de ánimo, Ana Laura Duarte reconoce que hacen faltan más medidas que permitan conciliar la vida laboral y la familiar. «Es muy complicado ser trabajadora y madre en la sociedad actual», sintetiza.

Luisa María Castillo es empleada de banca.

Luisa María Castillo López. Empleada de banca

La mujer simboliza para Luisa María Castillo fuerza, persistencia, futuro y vida. Ella es un ejemplo de constancia y sacrificio. Licenciada en Ciencias Empresariales y Económicas por la Universidad de Jaén, es gestora comercial en un banco.

Celebrará el 8M en su puesto de trabajo con el mismo espíritu reivindicativo que otros años. «Es evidente que las brechas de género son profundas, la violencia hacia la mujer insoportable y que necesitamos respuestas y soluciones adecuadas para romper con la desigualdad que todavía existe», apunta Luisa, una mujer que se siente orgullosa de ser madre y trabajadora.

No se sumará a las movilizaciones en la calle porque entiende que no es el momento debido al Covid-19, aunque desde su despacho tratará de seguir luchando para visibilizar el papel de la mujer y para reclamar una sociedad más justa e igualitaria. «Estamos cerca, pero todavía nos queda mucho camino por recorrer», afirma.

Admira a su madre y a todas aquellas mujeres que le tocó vivir una época llena de dificultades y salieron adelante con pundonor. «Ellas son el ejemplo a seguir», subraya.

Isabel María Bausán Sosa. Concejal del PSOE de Linares y atleta

Isabel María Bausán es uno de los rostros más conocidos del deporte jiennense. Lo ha sido prácticamente todo en el mundo del atletismo, desde campeona de Europa a colgarse medallas en numerosas competiciones nacionales, regionales y provinciales. Además de deportista de alto nivel, es concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Linares, tarea que compagina con su trabajo de profesora de Infantil, los entrenamientos y la educación de sus hijos.

A día de hoy piensa que la igualdad plena entre hombres y mujeres no se ha conseguido. Llevándoselo a su terreno (el atletismo), un hombre, si está cualificado física y técnicamente, puede llegar a vivir de este deporte mientras que una mujer tiene que seguir luchando para conseguir que esta dedicación sea algo más que una afición.

Esa brecha es la que más duele a Isabel María Bausán, puesto que ella dedica las mismas horas o más que otro atleta a preparar una carrera. «Nos encontramos infinidad obstáculos, algunos de ellos invisibles, que nos impiden alcanzar esa igualdad. En el deporte, más que un techo de cristal lo tenemos de hormigón», lamenta.

Para Isabel Bausán, «queda mucho machismo», a pesar de los enormes esfuerzos realizados por el feminismo para lograr cotas de igualdad. «Es necesario concienciar a la sociedad desde la familia. Los niños y las niñas son los primeros que deben percibir la igualdad en sus hogares, eliminando el lenguaje sexista y los roles establecidos», puntualiza. «Romper el muro es cosa de todas y todos», apostilla.

Isabel Navarro Quesada tiene 34 años y está desempleada.

Isabel Navarro Quesada. Historiadora del Arte, arqueóloga y parada

Ser mujer no es sólo cuestión de sexo, son sentimientos, formas de ver la vida, de actuar ante las dificultades, ante todo lo que nos rodea de una forma diferente a la de los hombres, no mejor ni peor, simplemente diferente. Así lo piensa Isabel Navarro Quesada, una mujer de 34 años que trata de labrarse un futuro en una sociedad en la que, a su juicio, todavía impera el patriarcado.

Su último empleo fue en una gasolinera de un hipermercado de la ciudad. Es historiadora del Arte y arqueóloga y una de las muchas mujeres que con formación que están en las listas del paro y sin perspectivas de encontrar trabajo. «El mercado laboral está complicado, mucha más con la pandemia. Es muy difícil trabajar de lo que has estudiado», advierte a este periódico.

Pese a ser un pilar fundamental en la sociedad, cree que la mujer no está del todo reconocida. Se siente feminista y defiende que la igualdad en cuestión de oportunidades, de libertad de elección.

De espíritu rebelde, conmemorará el 8M desde la reivindicación. «No iré a ninguna concentración porque estamos en plena pandemia y sería un error, pero haré todo lo posible para que mi voz y la de otras muchas mujeres se escuche a través de las redes sociales», recalca.

Aunque no es madre, lucha por una conciliación conciliación real y cree de vital importancia educar desde la infancia, en valores y en igualdad. «Es necesario unirnos, porque esta lucha es de todas, seamos o no víctimas de la desigualdad. Tenemos que luchar unidas, trabajar por un cambio social y caminar juntas porque eso nos hace más fuertes», insiste.

Fotos: Javier Esturillo 

Deja tu comentario en este artículo

DEJA TU COMENTARIO

Por favor introduce un comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Artículos Relacionados

Novedades en la ordenanza municipal de animales

El concejal de Salud y Consumo subraya las actuaciones higiénicas, de salubridad y control que permitirán una convivencia adecuada entre los animales que pueblan...

El Ayuntamiento promete «embellecer» Linares en ocho meses

El equipo de Gobierno adecentará los accesos y realizará labores de todo tipo para mejorar la imagen de la ciudad El área de Infraestructuras Urbanas...

Reportaje | Sin noticias de las incidencias urbanas

El Ayuntamiento no ha hecho pública información alguna de las demandas vecinales desde que puso en marcha el servicio en el verano de 2019,...

Síguenos en Redes Sociales

1,869FansLike
2,485SeguidoresSeguir

Últimas Publicaciones